Mucha resistencia física y mental, ganas de superarse y pasión por el deporte. Eso fue lo que demostraron los más de 4.000 competidores de 26 países que, alentados por el público e hidratados por Vitale y Powerade, tomaron las calles de la capital uruguaya durante la cuarta edición de la Maratón de Montevideo, realizada el domingo 23 de abril.

Los objetivos de estos corredores –aficionados y profesionales– fueron muchos, desde obtener premios y lograr el honor de subir al podio hasta vencer los propios límites y disfrutar de un día al aire libre ejercitando. “Es importante el mensaje de que querer es poder, porque es una realidad; no me siento ejemplo de nada, pero sí de la constancia y de la perseverancia. Trabajar la mente es tan fundamental como entrenar el cuerpo”, reflexiona el uruguayo Javier González, que empezó a competir en carreras en 2005 y este año fue el vencedor de la categoría de 21 km. en silla de ruedas.

Coincide con él la argentina Karina Fuentealba, ganadora de la media maratón femenina y para quien ésta fue su primera media maratón en el extranjero. “Yo entreno todos los días, a veces doble turno. Mi día empieza a las cinco de la mañana para poder entrenar y después ocuparme de la casa, de mis hijos e ir a trabajar. Cuando regreso busco a los chicos en la escuela, reviso las tareas, cocino y vuelvo a salir a correr. Me encanta hacerlo, conocer las ciudades compitiendo. Y eso tiene premio: hoy me llevo las cuestas de Montevideo en mis cuádriceps”, dice orgullosa. Y agrega: “Corro profesionalmente, soy mamá, ama de casa y trabajo; uno puede hacerlo todo cuando lo quiere”. Karina ya lleva cinco años compaginando su ardua rutina con la vida familiar y laboral.

Hidratación para todos

A lo largo de la carrera, los competidores contaron con ocho puestos de hidratación con agua Vitale ubicados cada cinco km.; y tres puestos con Powerade, en el circuito de 42 km., y dos en el de 21 km. La bebida isotónica se importó especialmente para el evento, ya que es ideal para los deportistas. Gracias a sus cuatro iones (sodio, potasio, calcio y magnesio) ayuda a estimular la absorción de líquidos y vitaminas del grupo B, lo que facilita la utilización de la energía e incrementa la eficiencia de la hidratación para una máxima performance.

“Hidratarse bien es indispensable en este tipo de instancias, por esto Vitale y Powerade apoyaron a los corredores para que pudieran alcanzar su máximo rendimiento”, explica Mariana Corujo, Jefa de Marketing de Hidratación de Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay. Ella fue quien se encargó de entregar los premios a los ganadores de la competencia, cuyo sponsor principal fue Adidas.

“Estuvo muy bueno el sistema de hidratación. Yo siempre apoyo el cuidado del planeta y el medioambiente, así que me gustó que las botellas fuesen chicas. Uno cuando va corriendo no toma grandes sorbos y las descarta en seguida. Se organizó muy bien todo”, elogió, luego de la carrera, Karina.

Además de hidratar a los competidores, Vitale también fue distribuida entre los asistentes que alentaban a los atletas y esperaban su llegada en la Intendencia de Montevideo, en dónde había una carpa con música y un equipo que informaba sobre el desempeño de los atletas de élite.

Según Mariana, se distribuyeron en total 44.640 botellas de 250 ml de Vitale y 12.000 de 500 ml de Powerade. 

En primera persona

La chilena Constanza del Puerto, de 30 años, no es atleta profesional, pero su pasión por correr la trajo a Uruguay para disputar su primera maratón. Y no lo hizo sola: viajó acompañada por su esposo, Andrés, y su bebé de ocho meses. “Cuando mi hijo tenía tres meses, mi marido me impulsó a competir. Siempre había querido correr pero no me atrevía sola y él me convenció. Entonces, entré a un equipo y pasé a entrenar cuatro veces a la semana”, dice Constanza, quien tuvo que organizarse para poder compaginar la maternidad y su carrera de médica con su afición por el atletismo.

“Cruzar la línea de llegada es una satisfacción gigante. A veces uno piensa que no lo va a lograr, pero el apoyo de la familia es fundamental. A mí me motiva a seguir adelante”, dice orgullosa. A su lado, Andrés asiente: “A ella siempre le ha gustado mucho correr, desafiarse y ver hasta dónde puede llegar. Por eso, el enano y yo la ayudamos a que arranque a entrenar. Ver cómo le encanta nos hace felices. Ahora se viene la maratón de Chicago en octubre y esperamos bajar los tiempos”, añade.

La cuarta edición de la maratón contó, por primera vez este año, con un circuito cerrado, que empezaba y terminaba en la Intendencia de la capital uruguaya. Con esta organización se facilitó la logística y que familiares y amigos pudieran alentar a los competidores de manera más cómoda. Otra novedad de 2017 fue el incremento del 40% en el número de inscripciones femeninas, lo que demuestra la popularización de la actividad entre las mujeres.

Corredor profesional desde hace ocho años, el uruguayo Julio Soroba fue el ganador de los 42 km., distancia que completó en 2 horas, 31 minutos y 5 segundos. “Me gusta ser atleta porque me encanta entrenar y sentirme bien. Es fundamental cuidarse para alcanzar buenos resultados; sobre todo hidratarse bien. Y en este caso, eso estuvo excelentemente organizado”, enfatiza Julio, feliz por su primer triunfo en una competencia.