Al ritmo actual las mujeres deberán esperar 217 años para ganar lo mismo que los hombres y tener igual representación en el mundo laboral. Así lo mostró el último informe sobre Desigualdad de Género elaborado por el Foro Económico Mundial (FEM). Al presentar en Ginebra las conclusiones finales de la investigación, Saadia Zahidi, encargada de Educación, Género y Trabajo en el FEM señaló que “la brecha salarial entre ambos sexos es la mayor registrada en casi una década: llega al 58%”. Al mismo tiempo, advirtió que “la igualdad de género es un imperativo moral y económico. Algunos países entienden esto y ahora están viendo los dividendos de las políticas proactivas tomadas para afrontar las brechas”.

Ese es el caso de Uruguay que, a contramano de la tendencia global, fue uno de los pocos países que logró mejorar su situación. Junto con Perú, fueron los dos únicos países de la región que más progresos registraron en 2017, al avanzar tres puntos porcentuales a la hora de cerrar sus respectivas brechas de género.

En este imperioso camino Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay, aportó su granito para mejorar la situación.

Rompiendo barreras

Coca-Cola es una organización “libre de barreras para el desarrollo femenino, algo difícil de encontrar en otros sitios, por lo que día a día trabajamos para mantener y potenciar nuestro ambiente de trabajo como microclima para el desarrollo de las potencialidades de quienes se desempeñan en la Compañía” aseguró a Journey Inés Cincunegui, Gerente de Desarrollo Organizacional y Comunicación Interna.

“Dentro de la compañía, como estrategia y desarrollo, buscamos la representatividad tanto de mujeres como de hombres y nos parece importante llegar a un balance adecuado que permita ampliar la visión y perspectivas”, aseguró Inés, quien para dar cuenta de sus palabras compartió algunas estadísticas de la Compañía.

Coca-Cola cuenta en Uruguay con una representación femenina del 45% en el área de staff, cifra que baja en las áreas operativas, en especial en la cadena de abastecimiento, pero que a pesar de ello muestra una tendencia al crecimiento. En ese sector comenzaron a incorporarse mujeres de manera progresiva desde hace ya tres años, contando actualmente con equipos operativos mixtos.

En posiciones de liderazgo el 50% del directorio está conformado por mujeres al tiempo que la Gerencia General de la Compañía es también ocupada por una mujer. “Montevideo Refrescos es una de las empresa pionera deUruguay en contar con un alto nivel de participación femenina en los más altos niveles de decisión” puntualizó Inés.

Además, en 2017 el 60% de los puestos requeridos fueron cubiertos con talento femenino.

“Lo que buscamos es contar con un equilibrio e intentar acercarnos lo máximo posible a ese 50-50 de mujeres y hombres, justamente para tener un balance similar a al mercado que servimos”, explicó Inés.

Programas y políticas activas

Una de las claves para cerrar la brecha de género en el ámbito laboral son los distintos programas y  políticas activas que apunten a alcanzar ese objetivo. En ese sentido, Inés destacó que la estrategia de Montevideo Refrescos se centra en  el reclutamiento y selección de quienes ingresan a la compañía, en lograr una adecuada integración entre el trabajo y la vida personal y en el ambiente de trabajo. 

 “En Coca-Cola contamos desde hace más de seis años con una política de reintegro gradual luego de la licencia maternal, aumentado progresivamente la cantidad de horas de trabajo de acuerdo a los meses que va cumpliendo el bebé. Esto permite  un desprendimiento natural  de la mamá y el bebé, la colaboradora logra prolongar las horas con su hijo a la vez que se incorpora gradualmente a sus rutinas laborales y como organización nos permite continuar con los procesos habituales del negocio” detalló Inés.

Con una organización estable que tiene como pilar la equidad de género, el principal reto está en mantener este “ambiente 100% libre de barreras para el desarrollo femenino”.

“Sin duda somos un ejemplo de éxito en materia de diversidad de género e inclusión en los distintos niveles que existen dentro de nuestro organigrama, no solamente a nivel de staff o profesionales sino también por haber incluido mujeres en las áreas operativas, algo poco habitual en el mercado, representando un desafío muy grande y que hoy es un caso de éxito.”, concluyó Inés.

Si querés saber más sobre el trabajo de Coca-Cola en favor del empoderamiento femenino podés leer esta nota.