La noticia sobre un hombre de 97 años que trabajó para una embotelladora de Coca-Cola durante casi 80 años, realizada por 5NewsOnline, un canal de noticias de Fort Smith, Arkansas (Estados Unidos), se volvió viral y fue compartida por medios de comunicación de todo el mundo. Docenas de amigos míos publicaron enlaces a la historia y me etiquetaron.

Fred Kirkpatrick o el Sr. K., como él prefiere que lo llamen, es actualmente el curador del museo y archivista de la Coca-Cola Bottling Company de Fort Smith. Mientras miraba la nota, ¡supe que tenía que conocerlo! Entonces, junto a Hannah Nemer, camarógrafa de Journey Coca-Cola,  rápidamente nos organizamos para concretar un encuentro.

Durante el vuelo a Arkansas para conocer a la leyenda viviente de Coca-Cola, hice algunos cálculos. Él empezó a trabajar en la embotelladora en 1938, y nuestros archivos de la Compañía se fundaron un año después ... ¡así que él ya estaba antes de que la Compañía tuviera archivos! 

El Sr. K. comenzó a trabajar en Coca-Cola de Fort Smith como empleado administrativo, y después de un período de tres años y medio en el Ejército durante la Segunda Guerra Mundial, regresó a la planta como Gerente de Oficina. Posteriormente pasó a ser Jefe de Producción y supervisó todas las operaciones de embotellado y entrega de las bebidas. Cuando alcanzó la edad de jubilarse, continuó yendo a la planta para crear un museo en el segundo piso de las instalaciones.

La dedicación del Sr. K. al lugar es evidente y usa los objetos para contar una maravillosa historia cronológica, tanto de Coca-Cola como de la Coca-Cola Bottling Company de Fort Smith. Coca-Cola comenzó a embotellarse en Fort Smith en 1903, y la familia Meeks estuvo a cargo de la embotelladora desde los comienzos. Roger Meeks es la quinta generación en dirigir el negocio y el Sr. K. me comentó que se había tomado una fotografía con Steven, el hijo de Roger, para mostrar que trabajó con las seis generaciones de los Meeks. Roger me dijo que su familia estaba orgullosa de haber contando con los conocimientos del Sr. K. a lo largo de los años.

Durante nuestra conversación, el Sr. K. contó historias sobre cómo fue cambiando el negocio durante sus ocho décadas de venta de Coca-Cola. Fue fascinante escucharlo mientras me relataba anécdotas sobre varias prácticas que yo conocía sólo por lo que había podido leer. Hablamos sobre temas como la forma en la que él distribuía las bandejas de servicio, los calendarios anuales -hoy convertidos en piezas para los coleccionistas- y cómo se seleccionaban los materiales publicitarios para el mercado cada año.

El Sr. K. tiene uno de los únicos juegos completos de prendedores personales de Coca-Cola por los años de servicio que he visto. Cada cinco años le otorgaban un prendedor con la forma de la silueta de una botella de Coca-Cola, que señalaba sus años de trabajo. El conjunto termina con su prendedor por el 50 aniversario, el mayor número disponible. Para homenajearlo en su 60 aniversario, los Meeks decidieron homenajearlo con la edición muy limitada de una botella conmemorativa de Coca-Cola (se fabricaron menos de 100) que tenía su firma grabada.

Me emocioné cuando me dio una para que la agregue a la colección de los archivos. Y ya empecé a trabajar en lo que le podemos dar para celebrar su 80 aniversario, en enero de 2018.

Ted Ryan es Director de Comunicación Histórica de The Coca-Cola Company.

Leé más historias sobre Nuestra Gente acá.