Con una extensión de 1.190.000 kilómetros cuadrados repartidos entre Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay, el Acuífero Guaraní es la segunda reserva de agua dulce subterránea más importante del mundo. Si bien a Uruguay le corresponde el 3,8% de su extensión total, lo cierto es que el acuífero ocupa el 25% del territorio continental uruguayo, lo que lo convierte en un recurso clave para el país.

“Aunque el Guaraní abarca cuatro países, Rivera y su región están en una zona de afloramiento y recarga del Acuífero, lo que, entre otras cosas, nos permite disfrutar de una fácil extracción de agua. Tenemos una responsabilidad muy grande para evitar su contaminación, entre otras amenazas”, explica José María Almada Sad, Director de la División Medio Ambiente  (DGDMA) de la Intendencia Departamental de Rivera.

Tal es la importancia de esta fuente de agua, que en 2013 el gobierno nacional creó por ley la Comisión del Acuífero Guaraní, que preside la Dirección Nacional de Agua (DINAGUA) del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y está integrada por los gobiernos de Rivera, Tacuarembó, Salto y Artigas; miembros de la academia; representantes de la sociedad civil; y grupos ambientalistas, entre otros.

Varias instituciones públicas y privadas, junto con organizaciones sociales, trabajan en pos de la protección de la zona. “La Intendencia de Rivera comparte con el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) del MVOTMA la gestión de la Reserva de Biosfera, declarada en 2014 por la UNESCO, y el área protegida Valle del Lunarejo. Tenemos innumerables acciones de conservación de suelos, nacientes y cursos de agua desde hace varios años”, señala José María. Y menciona el proyecto del Valle del Lunarejo + Agua + IDENTIDAD, que la intendencia de Rivera lleva a cabo junto a la Fundación Instituto del Río Negro (Fundación INDRA), la Fundación AVINA y Coca-Cola, para la preservación de las nacientes de agua y el bosque nativo.

“Los proyectos están operando con un enfoque de triple innovación y más allá de tener el compromiso de la empresa de devolver a la naturaleza el agua que utiliza en sus procesos productivos, se busca, ante todo, fortalecer la participación de las comunidades y contribuir con las políticas públicas en la medida que se trabaja en el marco de la normatividad vigente. Conectar a estos tres actores (empresa-comunidad-instancia pública), son los pilares de la sustentabilidad”, explica Zoraida Sánchez, de Fundación AVINA.

Por su parte, el responsable de Medio Ambiente de Rivera, resume: “Si bien se recorren las primeras etapas de su ejecución, consideramos altamente positiva esta tarea, con productores que ya están recibiendo insumos y materiales de INDRA y las entidades cooperantes para preservar las nacientes de arroyos, reforestar el monte nativo y mejorar suelos en la vasta cuenca del Lunarejo”.

Zona protegida

“El valle del Lunarejo está ubicado en las Quebradas del Norte, las que, a su vez, se apoyan sobre el Acuífero Guaraní, un reservorio transfronterizo de aguas subterráneas. Se trata de un conjunto de rocas arenosas, depositadas entre 200 y 130 millones de años atrás. En un 10% de nuestro territorio, el acuífero emerge sobre la superficie, y en el resto está cubierto por basaltos y otras formaciones sedimentarias más modernas”, especifica Javier Nuñez Mecol, de la Fundación INDRA, quien agrega: “En la ciudad de Rivera, específicamente, hay una fuerte dependencia, ya que el agua que se extrae de él desde las perforaciones de OSE, el organismo estatal de manejo de agua potable y sistema de alcantarillado, constituye casi el 80% del abastecimiento total de agua potable del lugar”. Y abunda: “La zona del Valle del Lunarejo es de vital importancia por ser el principal punto de recarga del Acuífero Guaraní en nuestro país; las afloraciones de agua subterránea en la zona conforman nacientes que aportan a la Cuenca del Rio Tacuarembó, Río Negro y Río Uruguay”. Por todo esto, el Parque Natural Regional Valle del Lunarejo fue declarado en 2001 área protegida por el gobierno departamental.

Si conocer qué especies se están recuperando gracias al proyecto de Valle de Lunarejo leé esta nota.