El PET encuentra nueva vida en Ecopet, la única planta de reciclaje de este material en el país. Allí, cada día, cientos de kilos de botellas de PET se procesan hasta transformarse en pequeñas escamas que, luego, serán utilizadas para producir nuevos envases y recipientes para productos no alimentarios, entre otros usos.

Ecopet se nutre de empresas del sector alimentario y de bebidas –entre ellas Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay–, que le proveen buena parte de las 200 toneladas que la planta recicla mensualmente. Específicamente, Montevideo Refrescos usa PET en el alrededor del 95% de sus envases. Y algunas de las botellas que comercializa están fabricadas a partir de PET reciclado que aporta la planta.