Igual que en el resto de los países en los que opera, Coca-Cola tiene en Uruguay un fuerte compromiso con el cuidado de la naturaleza, el cual renueva este 5 de junio, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente. Cada día, la Compañía trabaja en tres líneas de acción que se encuentran directamente vinculadas al impacto que genera el negocio en el entorno: agua; envases y energía; y protección climática.

·         AGUA

La meta es, para el año 2020, reponer a la naturaleza toda el agua que se utiliza en todos los procesos productivos y en las bebidas. Aunque en 2016 este objetivo ya fue alcanzado a nivel mundial por la compañía, se continúa colaborando en esta línea. Por ello se trabaja en tres pilares:

-          Reducir: gracias a la incorporación de nuevas tecnologías, el agua que se utiliza en los enjuagues de botellas y lavados es recuperada y tratada para que se pueda volver a usar. Su excedente es destinado a usos internos de la Compañía que no requieren de agua potable. Así, en 2016 se logró ahorrar 40.000 mt3 de agua.

-          Reciclar: Mediante la planta de tratamiento de efluentes, en 2016, se reciclaron 206.000 mt3 de agua. Este procedimiento es el que permite devolver el agua utilizada a la comunidad con un nivel que admite la vida acuática.

-          Reponer: Durante 2016, comenzó un proyecto de agua que se desarrollará durante los próximos cuatro años en el Valle del Lunarejo (departamento de Rivera), y que se llevará adelante gracias al trabajo en conjunto de la comunidad, el gobierno local y las fundaciones INDRA y AVINA. La acción concreta consiste en proteger las fuentes de agua, reforestando y cuidando los bosques nativos de la zona. Para ello, se realizará un trabajo integrado con los pequeños productores locales, brindándoles herramientas que les permitan continuar con sus actividades ganaderas, minimizando el impacto de éstas en la erosión del suelo y contaminación del agua.

·         ENVASES:

La Compañía busca que sus envases sean percibidos como un recurso valioso para un uso futuro. Por ello se trabaja en tres líneas de acción:

-          Reducir: a través de inversiones en tecnología y desarrollo e innovaciones se logró reducir el peso de los envases (light weighting) en un 20%, con lo cual se utiliza menor cantidad de plástico.

-          Recuperar: en la planta de producción contamos con un Sistema de Gestión de Residuos que permite minimizar la generación de deshechos y promover, así, la correcta clasificación para su posterior reciclado. Además, por medio del tratamiento post consumo de los envases, desde 2014 se utiliza un 10% de resina reciclada en algunos de los envases.

-          Reciclaje inclusivo: la Compañía participa activamente del Plan de Gestión de Envases desarrollado en conjunto con la Cámara de Industrias del Uruguay, el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, el Ministerio de Desarrollo Social y seis intendencias del Uruguay. Este plan tiene por objetivo la recuperación de envases domiciliarios no retornables.

·         ENERGÍA Y PROTECCIÓN CLIMÁTICA:

Como Compañía, se busca obtener la mejor combinación de fuentes de energía, así como contribuir a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

En esta línea, durante el 2016 finalizó el proceso, comenzado el año anterior, de cambio de toda la luminaria de planta, por tecnología LED.

Además, se realizaron diversas campañas de concientización interna con el fin de promover la generación de buenas prácticas y el compromiso de los colaboradores con respecto al buen uso de la energía y de los residuos. Entre otras cosas, se invitó a apagar todos los equipos eléctricos que no se usan, mediante stickers colocados en sitios clave (debajo de cada interruptor de luz, monitores de computadoras, notebooks, impresoras, etc.) con el mensaje “Apagame cuando te vas”. Por otro  lado, se colaboró con la organización civil Repapel, clasificando los desechos de papel que se originan en las oficinas para que luego esta organización los transforme en útiles escolares.