César Viera vive en el Valle Lunarejo, un área protegida de 29.480 hectáreas ubicado en el departamento de Rivera. Se trata de una reserva natural que posee una flora y fauna única para el país y que cuenta además con cascadas, lagunas, piscinas naturales y áreas de bosques nativos que constituyen un paisaje de una belleza asombrosa.

Este joven de 21 años se sumó junto a otros productores locales al programa de conservación de agua de Coca-Cola, la Fundación Indra y Fundación Avina que apuesta a preservar el Valle del Lunarejo. Para ello César se propuso un doble desafío: adaptar su labor como productor a las técnicas que le permitan trabajar de una manera más sustentable y acercar al resto de los uruguayos una belleza que es desconocida por muchos.

“Nuestra idea es proteger todo lo que es la fauna y la flora del Uruguay. Que todos tengamos la oportunidad de conocer lo que tenemos en el país. Aprovechar y disfrutar la naturaleza y al mismo tiempo mantenerla lo más virgen posible para que nuestros hijos y nietos puedan disfrutarla de la misma manera en que la estamos disfrutando nosotros” aseguró a Journey.

Conocer, el primer paso para involucrarse

Con el compromiso de colaborar en la preservación, César delineó tres circuitos para conocer de primera mano el Valle Lunarejo y explicar a los visitantes detalles únicos sobre su flora, fauna e historia.

“La idea es que la gente se anime a conocer lo que tenemos en Uruguay y que vean que no es necesario salir a otro país para ver cosas tan lindas y vírgenes como las que tenemos acá”, aseguró el productor devenido en guía turístico. La iniciativa de César apuesta a acercar el Valle al resto de los uruguayos, preservando el medio ambiente. Por esta razón es que mantiene un estricto control de los visitantes con una cantidad límite de personas que pueden ingresar cada día para no “estragar la flora”.

Al rescate de las especies autóctonas y nacientes de agua

Desde principios de 2017 César se unió al proyecto de conservación de agua de la Fundación Indra y Coca-Cola para rescatar especies autóctonas y nacientes de agua en el Valle Lunarejo. La iniciativa, que ya está en marcha desde el segundo semestre de 2016, cuenta además con el apoyo de los gobiernos departamental y nacional y se desarrollará durante los próximos cuatro años para conservar cerca de 3 mil hectáreas de monte nativo y vertientes de agua.

Entre las acciones que se llevan a cabo se encuentra el trabajo codo a codo con los productores agropecuarios locales de modo de profundizar la preservación del monte nativo en sus tierras. Para ello, se apuesta a evitar el sobrepastoreo y a eliminar la introducción de “especies invasoras” que crecen de forma veloz y desordenada y demandan mucha más agua que las especies autóctonas.

Además, se plantarán 2.800 ejemplares de 15 especies nativas –como la Pitanga, Oreja de Negro, Arazá y el Sauce Criollo, entre otras- cultivadas ad hoc en viveros locales.

“Lo que se está haciendo en este programa es preservar la reserva del agua” confió César a Journey.

Guía y productor responsable

Además de oficiar de guía en el paraíso, César es un productor agropecuario que se comprometió fuertemente a cuidar el medio ambiente. “Alambramos 50 hectáreas de nuestro campo para que nuestro ganado vacuno y ovino no pueda entrar al monte, no lo contamine y así crezca allí lo que sea natural y solo lo usufructúen los animales de la zona que forman parte de ese medio ambiente” explicó.

Los materiales para el alambrado, así como el asesoramiento técnico fueron provistos como parte del programa de conservación. César se encargó de la instalación junto a su padre. “Al cercar el terreno, logramos que la flora crezca naturalmente sin ningún depredador. El resultado será una mejor calidad de vida para todos” dijo y aseguró que en muy poco tiempo comenzaron a ver el fruto de su trabajo ya que “los brotes están viniendo muy rápido y ya se puede notar un antes y un después”.

El impacto positivo en el Valle Lunarejo de la iniciativa de Fundación Indra y Coca-Cola ya comienza a sentirse, lo que promete inspirar a que más productores se sumen en los próximos años para, entre todos, preservar este auténtico paraíso uruguayo.

Si querés saber más sobre lo que hace Coca-Cola por el Medio Ambiente podés leer esta nota.