¿Sabías que actualmente existen más de 663 millones de personas sin acceso al agua potable cerca de sus hogares? Esta crisis del agua impulsó a la Asamblea General de las Naciones a establecer el primer Día Mundial del Agua en 1993, iniciando con este hecho una mayor promoción para la gestión sostenible de recursos de agua dulce. Este año, el Día Mundial del Agua -que se celebra cada 22 de marzo- giró en torno a las aguas residuales y el modo en el que podemos reducirlas y reutilizarlas.

Las aguas residuales son aguas que ya han sido utilizadas para un propósito y que luego de este uso dejan de ser potables. Desafortunadamente, la mayor parte de las aguas residuales fluyen nuevamente al sistema sin ser adecuadamente tratadas o reutilizadas, liberando eventualmente elementos químicos y otros materiales al medio ambiente.

La administración del agua es un pilar importante de los esfuerzos de sustentabilidad de The Coca-Cola Company. Tenemos como objetivo la realimentación del 100% del agua que utilizamos para fabricar nuestros productos a nivel global para 2020 – meta que logramos el año pasado– y mejorar en un 25% la eficiencia en el uso del agua en las operaciones de fabricación.

Una parte importante de nuestra estrategia de administración del agua es reutilizar las aguas residuales o tratarlas de forma segura antes de devolverlas al medio ambiente. El primer paso de esta estrategia consiste en minimizar la cantidad de agua que utilizamos de manera global: para ello, hemos introducido sistemas que nos permiten recolectar y reutilizar las aguas residuales para la limpieza de pisos, camiones e incluso para regar el césped de nuestras instalaciones. Las aguas residuales que no podemos reutilizar son tratadas adecuadamente y luego se reponen a la naturaleza.

En Uruguay, entre otras iniciativas vinculadas al agua, la Compañía trabaja para revertir la erosión del suelo junto a la Fundación Instituto del Río Negro (INDRA), con el apoyo de Fundación Avina, ONG latinoamericana enfocada en producir cambios para el desarrollo sostenible. Para esto, colabora en el rescate del monte nativo y las nacientes de agua. Además, se plantarán 2.800 ejemplares perdidos en el Valle del Lunarejo para recuperar el equilibrio del ecosistema.

Nuestro compromiso con el medio ambiente sigue vigente.