Desde agosto pasado quienes caminan por la avenida Broadway en Nueva York pueden encontrarse con el nuevo cartel robótico 3D de Coca-Cola en Times Square (en inglés). El espectacular anuncio digital en vía pública tiene seis pisos de altura e incluye 1.760 pantallas LED que se mueven en forma independiente, permitiendo así crear una experiencia multisensorial sin precedentes en la historia del que quizás sea el lugar icónico de la Gran Manzana.

¿Sabías que Coca-Cola está presente desde hace 97 años en Times Square, el lugar  considerado como la capital mundial de la publicidad al aire libre? Durante casi un siglo, esta popular esquina de Manhattan brindó a la Compañía un espacio ideal para captar la atención del público. Más de 40 millones de personas de todo el mundo pasan cada año por ese lugar en el que la imagen de Coca-Cola ya se convirtió orgánicamente en parte de él.

Nuestra presencia continua en Times Square convirtió al de Coca-Cola en uno de los carteles que han permanecido por más tiempo en un mismo lugar en todo el mundo y ello contribuyó, en gran medida, a que la icónica intersección neoyorquina adquiriera su reputación como el hogar del marketing las 24 horas.

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
Uno de los primeros carteles de Coca-Cola en Times Square, a principios de la década de 1920.

Carteles de Times Square

El cartel de Coca-Cola en Times Square evolucionó a lo largo de los años en sintonía con la permanente apuesta por la innovación. Nuestro primer aviso en vía pública en ese icónico lugar se instaló en 1920, en la calle 49 y Broadway, en la parte superior del edificio Brill. Tres años más tarde, introdujimos una nueva dimensión incorporando luces de neón. El cartel de 22 x 30 metros proyectaba el mensaje "Tomá Coca-Cola, deliciosa y refrescante" y se convirtió en el segundo anuncio eléctrico más grande del mundo en aquel momento.

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
1930

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
1934


En 1932, el cartel de Coca-Cola se trasladó a la calle 47 y mostraba a un joven trabajador de la Compañía en su uniforme. En los décadas del ‘40 y ‘50, el cartel exhibía tres mensajes antes de que adoptara un enfoque simplificado en los años ‘60 con un cartel circular y el slogan "La pausa que refresca”.

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
1944

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
1991

En 1991 instalamos una pantalla que demandó una inversión de 3 millones de dólares con la botella de Coca-Cola más grande del mundo. Era la única cartelera en esa zona que funcionaba de día y de noche con 12.000 luces de neón incandescentes que constituían parte del espectáculo nocturno que ofrece Nueva York.

Coca-Cola y Times Square: un siglo de historia compartida
2004

Ese cartel funcionó de manera extraordinaria a lo largo de 13 años antes de ser reemplazado en 2004 por la escultura publicitaria en 3D de alta tecnología con 32 pantallas LED que transmitían una variedad de gráficos digitales. Para conmemorar el centenario de Times Square y del embotellador de Coca-Cola en Nueva York, el cartel ofreció un tributo en audio y video de tres minutos de duración en el que se mostraba el paisaje de Nueva York y las imágenes de Coca-Cola de los últimos 80 años. 

El nuevo cartel que se dio a conocer al mundo este año hace honor al legado de Coca-Cola de estar siempre a la vanguardia en cuanto a publicidad al aire libre, tradición que se remonta a nuestro uso pionero de carteles de pared pintados en los cruces de avenidas importantes en la década de 1890, y que incluye el lanzamiento de otros espectáculos icónicos en ciudades de todo el mundo, desde nuestra ciudad natal de Atlanta, hasta Tokio y Sydney. A principios de los años ‘50, Coca-Cola instaló un imponente cartel de neón en Piccadilly Circus en Londres. Cinco años más tarde, un grupo de ejecutivos presionó para retirarlo. Pero una carta ingeniosamente escrita por el entonces Director de Publicidad de la Compañía, Delony Sledge, convenció a las autoridades de dejarlo.

Este es un fragmento de la carta de 1959, que aludía en su última oración al cartel de Times Square. Fue presentada muchos años más tarde en una publicación interna de Coca-Cola titulada The Power of Presence (“El poder de la presencia”):

“Creo que sería perfectamente justo decir que una persona común es aquella que hace cosas comunes de manera común y que una persona extraordinaria es aquella que hace cosas extraordinarias de una manera extraordinaria... Si nosotros, al presentar a Coca-Cola a nuestros consumidores, nos contentamos con hacer las cosas comunes de una manera común, debemos necesariamente contentarnos con ser -y continuar siendo-, un producto común. Si, por el contrario, decidimos hacer cosas extraordinarias de una manera extraordinaria, estamos perfectamente seguros al suponer que crearemos en la mente de nuestros consumidores, una imagen de un producto extraordinario. Hace muchos años en los Estados Unidos, Coca-Cola eligió este último camino, y considero que el carácter y el prestigio de lo que hoy disfrutamos (y hemos mantenido aún durante la  competencia más feroz) es el resultado de esta elección”.

Espero que me acompañen para celebrar con una Coca-Cola bien fría la más reciente extraordinaria hazaña de marketing de una marca extraordinaria.

Ted Ryan es Director de Comunicación Histórica de The Coca-Cola Company.

Leé más sobre nuestras ideas innovadoras acá.