En Estados Unidos, así como en muchas otras partes del mundo, los archivos de compañías suelen operar tras bambalinas y cumplen funciones vitales en varios niveles: desde preservar la memoria y el patrimonio corporativo, hasta conservar los registros propios para asegurar su continuidad en caso de catástrofe. Sin embargo, su valor excede al de la memoria corporativa, ya que también tienen colecciones de importancia histórica a nivel nacional. Reflejan el papel fundamental que desempeñaron las compañías estadounidenses en la historia de ese país.

En el Archivo de Coca-Cola, en Atlanta, es posible encontrar una vasta colección de recuerdos, que van desde máquinas antiguas de Coca hasta murales; desde fiambreras hasta documentos de todo tipo. Por ejemplo, en Coca-Cola Journey (N. de la R.: fue originalmente una revista interna trimestral que la Compañía publicó desde 1987 hasta 1997) hay anécdotas sobre la historia de Coca-Cola, y sus artículos contribuyen activamente a la preservación de las colecciones históricas de los Estados Unidos en general.

Recientemente, el Archivo de Coca-Cola envió un álbum de fotografías de 1913-1914 al Northeast Document Conservation Center (NEDCC) para que le realicen un tratamiento de conservación y digitalización. El personal del Archivo todavía sigue investigando sobre la historia de este álbum, que contiene más de 1.750 fotografías adheridas a sus 281 páginas. En su tapa dice “R.C. Maxwell and Co.”. Se trata de una empresa de Nueva Jersey especializada en carteles para exteriores, que funcionó desde 1894 hasta el año 2000 y que solía fotografiar las publicidades que realizaba. Este álbum es un ejemplo muy claro. Cada página contiene varias imágenes con epígrafes escritos a mano que indican la ubicación de los carteles. Pero va más allá: las fotos, además tienen contexto; exhiben a la gente caminando, viviendo su día a día, tal como lo muestra esta fotografía de la calle 78 Main Street en Northampton, Massachusetts.

Mayor acceso

Este álbum ha sido muy solicitado en los Archivos de Coca-Cola. Por su alto grado de deterioro, se volvió muy frágil de manejar.

El objetivo del tratamiento de conservación y la digitalización de las imágenes fue facilitar el acceso a los investigadores. Este álbum de fotografías ha sido un recurso muy solicitado de los Archivos de Coca-Cola y, por su alto grado de deterioro, se volvió muy frágil de manejar.

“Nos daba temor pasar las páginas”, asegura Ginny Van Winkle, archivista catalogadora de Coca-Cola. “Cada vez que lo tocábamos se desmenuzaban pequeñas partes de sus frágiles páginas”.

El volumen contiene un índice por ciudad escrito a mano, que permite encontrar una fotografía en particular pero, dado que se trata de un ejemplar tan grande, acceder a cada página era muy dificultoso.

La encuadernación original se rompió y las páginas de soporte eran muy frágiles.

La encuadernación original se rompió. Las páginas se fueron soltando y muchas estaban arrugadas y descoloridas. Su estado constituía un soporte inestable para las fotografías que están adheridas, probablemente con un pegamento a base de agua.

El proceso de conservación

El tratamiento de conservación realizado por el NEDCC consistió en recopilar y revisar las páginas para asegurarse de que estuvieran completas; desencuadernar el volumen; y limpiar la superficie de cada fotografía y las páginas de soporte. Se hizo una intervención mínima para remendar las páginas con un papel japonés liviano y delgado (Usumino) y pasta de almidón de trigo seca; sólo lo necesario para la estabilización y el manejo seguro del material durante la digitalización.  

Monique Fischer, experta en conservación de fotografías del NEDCC, comenta: “Dado que cada página tiene epígrafes escritos a mano en tinta soluble en agua, no era recomendable quitar las fotografías de las hojas. Nos pareció fundamental preservar la información acerca de la ubicación las imágenes. Cada página de soporte con las fotos adheridas fue colocada en una carpeta MicroChamber ©/SilverSafe y las guardamos en cajas de archivo con frente desmontable”.

Limpieza en seco de las páginas de soporte con goma de borrar.

Limpieza superficial de las fotografías con hisopos empapados con agua filtrada y etanol.

Se colocaron las hojas de soporte en carpetas individuales.

Estas carpetas están especialmente diseñadas para guardar material fotográfico. Su exterior no contiene lignina ni azufre, y tiene un amortiguador alcalino y un pH de 8,5. La superficie interna consiste en un papel de algodón blanco de pH neutro sin amortiguación. Estas carpetas protegen el material contra agentes contaminantes oxidantes y ácidos gaseosos.

Se creó una caja CMI a medida para la encuadernación original, que la protege de la manipulación, los agentes contaminantes, la luz y los cambios bruscos de temperatura y humedad relativa.

Digitalización para el acceso

Luego de realizar el tratamiento, se digitalizó el volumen en el estudio dedicado a tal fin en el NEDCC. En este caso, se colocó cada página en carpetas separadas para poder manejarlas con mayor seguridad durante el proceso. Se utilizó una cámara digital de formato medio de 80 megapíxeles para obtener la imagen entera de cada página, lo que permitió capturar las hojas de un álbum relativamente grande a 400 ppi.

Terrance D’Ambrosio, director de Servicios de Imagen del NEDCC, comenta que “para este proyecto, el personal de digitalización recortó cada imagen a fin de preservar un borde angosto alrededor del perímetro de la hoja pero, dado que se trata de imágenes de alta resolución, luego el personal del Archivo podrá recortar cada fotografía y sus epígrafes”. La digitalización permitirá facilitar el acceso a estas imágenes y, a su vez, preservar los frágiles documentos originales.

En los carteles solía aparecer el nombre del director o propietario, brindando información histórica valiosa. Esta fotografía se tomó en Richmond, Virginia, Estados Unidos.

El misterioso fotógrafo de R.C. Maxwell puede haber capturado su propia sombra en alguna de sus imágenes (Camden, Carolina del Sur, Estados Unidos).

La convivencia de automóviles y carretas está presente en todo el álbum, como en esta imagen de Columbia, Carolina del Sur, Estados Unidos.

La evolución de la historia de EE.UU., presente en esta toma de Atlantic City. Aparentemente, el cartel original decía: “Las mujeres no quieren votar. Asociación de Nueva Jersey contra el Sufragio Femenino”.

Ejemplo de una fotografía del antes y el después, donde se ve el cartel original y su estado actual en 194 Winter Street, Haverhill, Massachusetts. La foto del “después” fue tomada por David Joyall, fotógrafo senior del NEDCC.

Mina de oro histórica

Este álbum de fotografías único contiene información relevante para una amplia gama de intereses. Los investigadores de preservación histórica pueden utilizar estas fotografías para ubicar edificios e intersecciones y examinar fachadas y estructuras en detalle. Y quienes están interesados en los “carteles fantasma” pueden encontrar un tesoro aquí: en muchos pueblos y ciudades de Estados Unidos se están restaurando varios de los anuncios de Coca-Cola, tratando de devolverles su majestuosidad original. Así, los detalles que muestran las fotografías pueden ayudar a dar forma al proyecto de restauración de estas publicidades.

Julie Martin es gerente de relaciones públicas y marketing del Northeast Document Conservation Center (NEDCC), con base en Andover, Massachusetts. Fundado en 1973, el NEDCC es el primer centro de conservación sin fines de lucro de los Estados Unidos que se dedica a conservar material en papel para museos, bibliotecas, archivos y demás organizaciones culturales, así como también para colecciones privadas. El NEDCC brinda servicios a clientes de todo el país, que consisten en tratamientos de conservación de libros, documentos y fotografías, digitalización de imágenes, conservación de audios, evaluaciones, consultas, programas de capacitación y asistencia ante catástrofes.