La asociación entre Uruguay y la Copa del Mundo es inmediata. No sólo fue el primer país en organizar la máxima competición de fútbol a nivel global, el primer campeón mundial y el protagonista en 1950 de, probablemente, la final más recordada de la historia del fútbol, sino que ahora se convertirá en el primer país sudamericano en recibir el evento que promete fomentar entre las mujeres la pasión por este deporte.

La FIFA, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y Coca-Cola lanzaron oficialmente en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo del Uruguay la Copa Mundial Femenina Sub-17, que se jugará en el país entre el 13 de noviembre y el 1° de diciembre de 2018.

La Compañía será sponsor oficial de la sexta edición del torneo, que reunirá durante 19 días a 336 jugadoras de las selecciones juveniles de 16 países.

La Vicepresidenta de la República, Lucía Topolansky; el Secretario Nacional de Deporte, Fernando Cáceres; la Directora del Fútbol Femenino de la FIFA, Sarai Bareman y el Presidente de la AUF, Wilmar Valdez encabezaron el evento de presentación del torneo del que participaron unas 150 personas. Todos coincidieron en resaltar la importancia de que la Copa del Mundo Femenino Sub-17 se realice en Uruguay al tiempo que se encargaron en destacar la impronta que el evento deportivo tiene en el fomento de la igualdad de género.

El deporte como motor de la igualdad

“El fútbol es expresión de nuestra identidad nacional y una manera de vivir y celebrar la vida propia de los uruguayos. Un campeonato mundial femenino es una oportunidad extraordinaria para promover el derecho a practicarlo en condiciones de equidad” destacó Cáceres durante el evento, mientras que Valdez anticipó en la misma línea que “la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Uruguay 2018 será sin dudas un nuevo hito en la historia del fútbol uruguayo que impulsará el crecimiento del fútbol femenino”.

Por su parte, Baremen explicó que la FIFA tiene como objetivo llegar a los 60 millones de jugadoras en todo el mundo en 2026, el doble de la cantidad actual de mujeres que juegan al fútbol.  “Espero que buena cantidad de esas jugadoras femeninas salgan de Uruguay gracias al impulso de este Mundial” sentenció.

En la misma línea se pronunció el embajador del torneo y futbolista Diego Forlán, quien consideró que “un torneo como este es bueno porque para que crezca el fútbol femenino hay que empezar a trabajar desde niños. Y este torneo apunta sobre todo a eso, al crecimiento del fútbol femenino”.

La Copa comienza a tomar forma

Los 32 partidos del Mundial se disputarán en tres sedes, Montevideo, Colonia y Maldonado. Además de Uruguay, ya tienen asegurados sus lugares los tres representantes de Asia: Corea del Sur, Japón y el campeón mundial defensor del título, Corea del Norte. También se definió en eliminatorias la plaza correspondiente a Oceanía: Nueva Zelanda.

El vínculo de Coca-Cola con el fútbol y la Copa del Mundo es histórico. La Compañía acompaña los campeonatos mundiales de la FIFA desde 1950 y en 1978, tras convertirse en socia de la FIFA, pasó a ser el sponsor oficial de la Copa Mundial.