“Las empresas sociales nacen con la intención de dar solución a un problema de la comunidad pero, al mismo tiempo, son emprendimientos rentables. A veces no queremos mezclar mucho lo social con lo económico, y yo entiendo que es fundamental que un proyecto crezca para solucionar los problemas de más personas. Esta nueva lógica supone un cambio de paradigma”. En diálogo con Journey, Paula Mosera, Directora Ejecutiva de la organización de innovación y emprendimiento social Socialab Uruguay, sintetizó así cuál fue el eje sobre el que giró su charla en la edición 2017 de TEDx Montevideo.

“Ideas peligrosas” fue el lema del evento y Paula disertó sobre “Cómo hacer el bien y ganar dinero al mismo tiempo”. Hizo hincapié en que la respuesta a los problemas sociales muchas veces no tiene que ver con lo económico, sino con la empatía; “con dejar que la realidad de la otra persona te invada, te ‘queme’ la cabeza y te duela tanto, que se convierta en algo que al mismo tiempo te llene de energía para actuar y comprometa a cambiarla”. Y mencionó que las ONGs tradicionales tienen una limitación muy grande para crecer y solucionar problemas a gran escala, que es la de depender de la buena voluntad de personas y corporaciones.

Por un mundo mejor

Miembro de Global Shapers –red global de jóvenes líderes del Foro Económico Mundial, de la que Coca-Cola es socia fundadora–, Paula contó que en el pasado ella tenía un trabajo en una oficina, con un buen sueldo, pero se dio cuenta de que la estabilidad que tenía no le era suficiente. Entonces empezó una búsqueda personal hacia una opción rentable y, al mismo tiempo, que le permitiera “cambiar el mundo y frenar desigualdades”. Así se encontró con el universo de las empresas sociales.

“Ser parte de Global Shapers me permitió entrar en contacto con todo esto y conocer distintas realidades. Hay muchos shapers en el mundo impulsando actividades para solucionar problemas sociales; entonces, tener una pata en Uruguay que respalda iniciativas basadas en el concepto de hacer el bien y querer cambiar el mundo ayuda mucho a nivel local”, dijo Paula, quien muchas veces buscó el apoyo de miembros en otros países para desarrollar proyectos. Y concluyó: “Los principales problemas sociales son también oportunidades de negocios, no hay que tener miedo de arriesgarse. Puedo decir que estoy trabajando para quedar desempleada. Ojalá todos los problemas se puedan solucionar y que la pobreza pase a estar solamente en los museos”.

Si querés saber más sobre el trabajo de Global Shapers, hacé click acá