Con el objetivo de ampliar su portafolio de bebidas e innovar para brindar cada vez más opciones a los consumidores, Coca-Cola acaba de lanzar en Uruguay sus clásicos jugos Del Valle con fórmula renovada y en botellas de PET, en tamaños de 300 ml y 1,5 litros. Los nuevos envases se agregan al tradicional Tetrapak, disponible en envases de 200 ml y 1 litro, para sumar practicidad y comodidad en el consumo.

Pero no sólo eso. Además, el jugo de siempre incorpora una nueva fórmula y un envasado de última tecnología, denominado hot fill, que mantiene su rico sabor, garantiza su máxima calidad y facilita su almacenamiento, según informa Carolina Pastorino, Jefe de Marketing de Sabores y Nuevas Categorías de Montevideo Refrescos, embotelladora de Coca-Cola en Uruguay. “Este método, que consiste en embotellar el producto a altas temperaturas y un posterior enfriado, lo que garantiza la conservación del jugo sin necesidad de una cadena de frío y sin la utilización de conservantes, otorga también una mayor calidad e higiene. Si uno no termina de tomarlo puede guardarlo y llevarlo adonde sea sin problemas. Así, se amplían las ocasiones de consumo: al paso, en el trabajo o en la merienda”, ejemplifica Carolina.

Con historia

Los jugos Del Valle comenzaron a comercializarse en Uruguay en 2012, y desde entonces no dejaron de ganar seguidores de todas las edades. Elaborados sin conservantes en base a jugo natural de frutas, constituyen una opción ideal para satisfacer de manera saludable necesidades de hidratación y nutrición.

En la actualidad, el mercado de los jugos en general se ha expandido. En este contexto, Del Valle busca renovarse contantemente con propuestas originales dirigidas a satisfacer las diversas necesidades de sus consumidores.

Si querés saber más sobre nuevos envases e innovaciones, hacé clic acá